Saturday, May 07, 2005

conflicto social e inseguridad en Paraguay

Conflicto social e inseguridad en Paraguay


Con mucha preocupación observo el tratamiento que esta tomando en Paraguay el tema de la seguridad ciudadana. Los numerosos casos de secuestro en los últimos 3 años, sumado a las muertes absurdas de jóvenes que fueron víctimas de asaltos a mano armada han convulsionado al país.

Esto motivó a mucha gente a cuestionar el régimen normativo penal, atacando las leyes penales y sus sanciones respectivas de “poco duras”, a la policía nacional de ser ineficiente y a otros organismos estatales como incapaces de garantizar bienes tan preciados como la seguridad, la paz y la tranquilidad.

Uno de los periódicos de mayor tirada a nivel nacional, cuestionaba en su editorial del pasado día domingo 9 de enero al sistema penal alegando entre otras cosas, que una de las finalidades del mismo, la reeducación o recuperación del delincuente, “es un bello pero IRREAL objetivo...que sonó muy bonito a los autodenominados progresistas e idealistas soñadores de todo tipo…”, para terminar la nota después citando el caso de Blumberg en la Argentina, como ejemplo de hombre que logró movilizar a la sociedad argentina para forzar las reformas en la legislación penal, el mismo Blumberg que entre esas reformas había solicitado en un discurso frente al Congreso “la reducción de la imputabilidad a los jóvenes de 14 años de edad, que son quienes están matando a nuestros hijos”

Días pasados un senador de la nación, había afirmado que en los países más desarrollados no existen estos problemas de inseguridad ciudadana porque las penas son muy duras para quienes cometan actos delictivos, se olvida el senador de que son realidades totalmente opuestas, que en estos países “desarrollados” el Estado cumple su papel garantizando plenamente las condiciones de vida digna, con altos índices de inversión educativa, y sin que existan los abismos sociales entre unos pocos que tienen todo y la gran mayoría de la población paraguaya que se sumerge bajo la línea de la extrema pobreza.

Ideas de este tipo realmente son preocupantes en un país que de una vez por todas debería buscar soluciones duraderas y a futuro, desde siempre en el Paraguay se han tomado decisiones con una visión netamente cortoplacista, como poniendo parches a los problemas que la realidad nos presenta, sin una visión del después, sin hacerse cargo de las consecuencias que esa decisión puede acarrear y este hecho no escapa de lo que se ha dicho. A mayor delincuencia… la solución que se busca es aumentar las penas, pero no se fijan en las causas reales de la conducta delictiva, ¿la verdadera solución a la inseguridad ciudadana consiste en mantener durante más tiempo a los delincuentes en prisión o en evitar que se cometan delitos?

Encarar este tema de la seguridad ciudadana con la única visión del castigo severo para el delincuente, del aumento de penas, y de reformas puramente superficiales, es no afrontar el problema en su real dimensión, es cortarlo por el lado más cómodo, es desconocer la responsabilidad que la sociedad tiene sobre ese delincuente, y sobre todo refleja un individualismo cobarde propio de los tiempos que vivimos.

· Las estadísticas en el Paraguay hablan de que, en un país de 5 millones de habitantes, actualmente existen 2.324.000 personas que viven bajo la línea de pobreza, 400.000 familias sin tierra y que el analfabetismo rural alcanza el 10 %, que el gasto social alcanza la suma de 140 $ por habitante cuando el promedio de la región es de 696 $ por no seguir con otros datos realmente alarmantes.

No es con la aplicación de leyes y políticas punitivas que se van a cambiar estas cifras generadoras de violencia, sino con políticas sociales acordes con las necesidades del pueblo, que de una vez por todas DEBEN PONERSE EN MARCHA.

Generar puestos de empleos, invertir en la educación, mejorar las condiciones de las penitenciarías, llevar adelante proyectos sustentables de reinserción social del delincuente, y por supuesto la lucha contra la impunidad del poder, que a decir de E. Galeano “…enseña predicando con el mal ejemplo en sociedades donde los que mandan matan y roban sin remordimiento ni castigo…” estas también son algunas de la reformas que deben realizarse.

Estoy convencido de que la prevención y el tratamiento de los problemas sociales de fondo, previos al hecho delictivo, serán los únicos que verdaderamente consigan una eficaz seguridad ciudadana a futuro en el Paraguay.

· Los datos fueron sacados de estudios realizados por el CIPAE (comité de iglesias para ayuda de emergencia) y por la organización Red Social Watch.

Camilo José Filártiga Callizo
Abogado

0 Comments:

Post a Comment

<< Home